Qué manera tan pretenciosa del destino…

Recordarnos que somos dueños de una vida tan valiosa y de que somos afortunados de vivir en un mundo tan hermoso, que poco a poco hemos ido destruyendo, en nuestro infinito egoísmo por el beneficio propio.
De un día para otro, vimos lo vulnerables que somos, donde un simple acto de amor, como lo son los besos y abrazos, pueden llegar a ser armas letales.

Que un simple estornudo, puede causar tanto miedo, como cualquier animal feroz.
Fuimos expectantes en primera fila de cosas maravillosas, una de ellas, fue ver como la naturaleza renacía, donde paisajes hermosos, nos mostraron su mayor esplendor y muchos animales volvieron
a disfrutar de su habitad natural.

Venezia Coronavirus
Photo by Elias Arias on Unsplash.
Niño con mascarilla
Photo by Izzy Park on Unsplash

La tierra volvió a respirar en nuestra ausencia, con nuestro encierro obligatorio.

Pero por otro lado, triste y lamentablemente, seguimos siendo expectantes de numerosas e irremplazables pérdidas, las que esta pandemia nos esta dejado, mostrándonos, que la salud no es un juego y cuán grande es la responsabilidad que tenemos al cuidarnos, dejando a un lado el egoísmo, por que no se trata solo de mí, como una sola persona, se trata de cuidarme, por que si yo me cuido, cuido a mis seres queridos y también cuido a los demás.

Los verdaderos lujos no eran los que yo conocía.

El dinero, no es tan valioso como creía.

Un verdadero lujo, es poder estar vivo, es poder gozar de buena salud, es poder respirar tranquilos sin una mascarilla, es poder recibir amor a través de un abrazo o un beso, sin mantener perenne el pensamiento, que te puedes contagiar de alguna enfermedad capaz de acabar con tu vida, en cuestión de tiempo.

Llevándonos a valorar más, cada momento, por más insignificante que parezca.

A cuidar nuestra salud y fortalecer nuestro sistema inmune, a querernos más, a extrañar las reuniones y compartir momentos de dicha con nuestros seres queridos, a extrañar ser libres o simplemente sentir esa sensación de libertad, a valorar y cuidar el mundo que habitamos, aumentando nuestro respeto por todo ser vivo.

La frase “Un dia a la vez”, tomó mucho sentido.

Y los planes a largo plazo, se convirtieron en deseos, que no sabemos si se puedan llegar a cumplir, por que no hay certeza, de que pasará mañana, solo somos dueños y responsables del ahora.
Respetando cada proceso individual.

El camino no ha estado lleno solo de rosas, también me he pinchado y roto con sus espinas, pero son parte del proceso, yo decido quedarme con lo mejor de todo esto. A pesar de lo agotador y difícil, que resulta, día a día crear y mantener herramientas, para luchar con un enemigo invisible, una batalla que no sabemos cuando terminará, ni como acabará, pero lo cierto es que seguimos siendo afortunados mientras tengamos salud y mantengo fuertes mis esperanzas que estaremos bien y esto acabará pronto.

Infinitas gracias y muchas fuerzas a todos los héroes que salen a la calle, luchando y arriesgando su vida, día a día, ellos son y serán por siempre los héroes en esta gran batalla.

Mireya, autora de este artículo, es fundadora y dueña de Froza Accesorios, si quieres visitar sus creaciones en Instagram pincha aquí.

Woman Go

Somos Woman Go! Difundimos y potenciamos el Emprendimiento femenino

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Hecho con ❤️ por emprendedoras para emprendedoras. Woman Go! 2020

error: Content is protected !!