¿Qué es el MVP o Producto Viable Mínimo?

“Minumin Viable Product” o Producto Viable Mínimo. Este concepto nace con la idea de

crear una versión de tu producto o servicio más sencilla, que luego puedes ir mejorando, pero que te permita validar que realmente existe mercado.

Esta es la primera fase de todo emprendimiento. En ella, lo que se logra es acercarte a los clientes e intentar vender tu producto o servicio sin haberlo construido completamente todavía. Esto te ayudará a corregir tu plan de negocios inicial, si es que es necesario, aprendiendo mucho e invirtiendo poco. Es por esto, que es muy importante priorizar para su construcción. No debe llevar todas las características del producto o servicio acabado, sino sólo lo imprescindible.

Lo principal es demostrar que tu producto es una necesidad, una solución a un problema. Pero, al ser una versión beta, debe contener únicamente las características mínimas con las que puedes resolver el problema planteado.

¿Cómo se construye?

Antes de construir un MVP debes preguntarte algunas cosas que te pueden orientar:

  • ¿Por qué estoy haciendo este proyecto? o ¿Qué problema estoy resolviendo y para quién estoy haciéndolo (target)? Con esto definirás el grupo de gente que esperas que compre tu producto.
  • ¿Bajo qué criterios me guiaré o en qué objetivos me centraré para determinar el éxito de mi producto?
  • Por otro lado, es preciso que al identificar al usuario de tu producto traces el recorrido que éste debe realizar para alcanzar el objetivo (historia de usuario o user story) que es vender. Es necesario observar cuáles son los puntos débiles que podría presentar cada paso que debe realizar el usuario, es decir, qué posibles problemas podría tener éste en cada acción que deba hacer antes de llegar al objetivo final del producto (venderlo).
  • Analizar a tus competidores es una de las claves para el éxito. Confiar en tu producto es básico para emprender, pero esta confianza no es totalmente suficiente a la hora de lanzarlo al mercado. Debes estudiar a tu competencia directa. Para esto existen varias herramientas que te permitirán analizar las webs de tus competidores. Algunas de ellas son Similar Web, Alexa o Ahrefs; lo mejor de todo: son gratuitas. De esta forma, puedes no sólo mejorar tu MVP, sino también aprender cómo lo está haciendo tu competencia.

Algunos consejos

Luego de haber concretado los pasos anteriores toca construir. Una buena idea, para no gastar mucho dinero, considerando que es sólo la primera prueba, puede ser una landing page, pues te permite  testear ahorrando en el presupuesto y es posible de ser mejorada en el futuro. Otras formas pueden ser un prototipo funcional de tu producto o simplemente un video.

Puedes comenzar testeando en un círculo pequeño, como tu familia y amigos y después en el mercado real. Luego de una o dos semanas en el mercado, recoge los resultados, analízalos, considerando cuáles de las características puestas en tu producto son “must have”, es decir, que deben ir en él; y cuáles son “nice to have”, es decir, que puedes prescindir de ellas.

Posterior a esto sólo queda aprender de la experiencia, modificar lo que sea necesario e intentarlo otra vez. Recuerda que fallar al validar tu MVP no significa que todo el modelo de negocio está errado, es simplemente una forma de poder mejorar cada vez más tu producto.

Dilia Álvarez

Mamá de Salvador, amante de las letras, la cultura, la comida y los viajes.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.