Las fórmulas mágicas no existen en el marketing

Ya sea en línea u fuera de línea. La globalización de la información nos ha dejado un sinfín de ventajas, el poder estar conectado sin importar el momento o lugar fue clave para que la sociedad no se derrumbara por completo durante este pasado 2020, año pandémico en el que las plataformas digitales nos permitieron seguir una flotilla. 

En agosto del año pasado se constituyó 10.963 nuevas compañías en el país, a través del Registro de Empresas y Sociedades, según un informe de La Tercera. De las más de 900 mil empresas que existen en Chile, al menos 220 mil son pymes y más 680 mil microempresas, y aunque muchos negocios se vieron afectados por la COVID-19, la realidad es que estos son claves para el desarrollo económico del país . 

Esto se resume en que allá afuera existen al menos 680 mil oportunidades de ser un aporte desde el marketing para que estos negocios logren posicionarse en el top of mind del consumidor. ¡Imagínate esto! 🤯

Según la firma internacional de reclutamiento y RRHH, Page Personnel, “la demanda de profesionales del marketing ha aumentado un 20% tras el ingreso del brote en el país, ya sea con un foco B2B o B2C”. Antes de la pandemia las medianas y pequeñas empresas no le daban importancia al marketing digital en específico, pero el cierre de locales provocó que su migración a las plataformas 2.0 fue obligada y abrupta, por lo que sí o sí, necesitaban ayuda. 

¡Houston, tenemos un problema! 

Los profesionales especializados en el área cobran por sobre el millón y medio de pesos. En plena crisis es IM-PO-SI-BLE invertir en lo único que puede salvar a tu negocio 🙄. Este es un pensamiento colectivo según mi experiencia. 

Ahí es cuando entran los vendedores de fórmulas mágicas, de estrategias copy & paste que en lugar de sumar, restan no solo al cliente sino al gremio de profesionales especializados. Y aquí te voy a contar por qué…

Imagina que cada negocio o empresa es una persona, que esta tiene que ir al médico para ser diagnosticada y en consecuencia recibir tratamiento. ¿Podrá el profesional de la salud médica a dos personas con fiebre el mismo antibiótico solo por el hecho de que comparten el mismo síntoma de infección? ¡NO! Porque el médico no sabe la causa de la misma, si es viral o bacteriana, si los anticuerpos hacen resistencia, etc.

De hecho, un mal diagnóstico puede provocar la muerte de la persona. Lo mismo pasa con los negocios.

Al igual que en la medicina -y en otras ciencias- sí existen generalidades, pero cada diagnóstico y tratamiento debe ser único y personalizado. Por eso no hay estrategias replicables, porque cada negocio tiene una vida propia. 

Entonces, cuando alguien compra una fórmula mágica -yo las llamo estructuras que se inventaron hace tiempo y que ahora lo venden como la piedra filosofal- lo que hace es adquirir conceptos prehechos, no una estrategia o un análisis pensado en una empresa en particular. 

Esto sin mencionar que las estrategias no son estáticas, todo lo contrario, es lo más dinámico que existe y se debe ir adaptando según la evolución de los consumidores.

¿Hay técnicas? ¡Si! ¿Existen estructuras? ¡Obvio! ¿Nos basamos en principios? Por supuesto. ¿Usamos metodologías? Por supuesto. ¿Hay fórmulas? Claro que sí, pero no mágicas. 

“Sujeto + verbo ´ + predicado”, es una fórmula, por ejemplo.

El marketing o la publicidad se basa en la psicología social, usa la creatividad para enganchar y los números para medir, pero somos nosotros quienes guiamos cada acción tomada a nivel marketero, ¿por qué? Somos los compradores. 

Cuando una campaña tiene éxito no es por un golpe de suerte, no es un 2 + 2 = 4. Detrás de cada “caso de éxito” hay un grupo de profesionales trabajando en pro de alcanzar los objetivos digitales establecidos en la estrategia, que apoyan el objetivo comercial de la empresa. Es el resultado de la suma del conocimiento + experiencia + creatividad + dones únicos de cada individuo. Porque sí, hay que gente que nace para esto. 

Por eso es un error creer que una sola persona puede hacer todas las tareas asociadas al marketing y exigirle que sea exitoso. Esto aplica para la vida. 

Capaz vienes a mí porque te interesa la creación de conceptos creativos para tu negocio, porque buscas darle personalidad a tu marca y quieres crear vínculos emocionales con tu audiencia a través del contenido, pero no podrás pretender que diseñe, que implemente la campaña, que haga SEO y lleve la web. Es un irrespeto para mí, para mis colegas y para ti, porque no valoras tu idea como para invertir en ella.

Allá afuera la competencia es salvaje, estamos en la jungla de los negocios, hay que ser depredador y no presa, tienes que demostrar el poder de tu empresa a tus clientes potenciales. En resumen, debes dejar claro porque tú y no otro. 

Este 2021 es un año para ser empáticos con nuestras audiencias, abandonar la idea de venta directa desde las Redes Sociales, terminar de comprender que esto se trata de sociabilizar y que la conversión será una consecuencia de la confianza entre la marca y cliente potencial. De lo contrario, podrás ser parte de las estadísticas de aquellos que no lo lograron, como las miles de pymes chilenas que en agosto del 2020 terminaron en la quiebra.

Pd. Cuidado con el humo allá afuera. 

 Escrito por Eunice Medrano Gamero

@tiponicee

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

error: Content is protected !!