Emprender (en primera persona)

En este artículo quiero contarles desde mi propia experiencia, cómo fue entrar al mundo del emprendimiento y entregarles algunos consejos que puedan serles útiles si  están pensando en emprender.

Soy Ingeniera Civil y trabajé en mi profesión durante más de 8 años, ocupando distintos cargos, llegando a ocupar cargos de jefatura los últimos años.

Mi último cargo como dependiente estaba relacionado a la gestión comercial, fue así como empezó a interesarme esto de “los negocios”. Me di cuenta que tenía talento para tratar con clientes y para las ventas.

La idea de tener una empresa propia había rondado por mi cabeza varias veces. Así llegó 2017, me encontraba en búsqueda de trabajo, pero las ofertas que se adaptaran a mi perfil profesional no eran muchas, entonces me dije “éste es el momento”, dejé de buscar trabajo para enfocarme en buscar una idea de negocio y dar paso al sueño de ser mi propia jefa.

 

La idea de negocio

No todo el mundo tiene en mente una gran idea para emprender esperando por su oportunidad para ser llevada a cabo, muchas veces hay que buscar esa idea dentro de nosotros.

Cuando comienzas a buscar ideas de negocios debes considerar varios aspectos:

  • Capital con el que cuentas o podrías contar
  • Habilidades que posees
  • Gustos, pasiones
  • ¿Con o sin socios?
  • Mercado objetivo
  • Rentabilidad esperable del negocio
  • Competidores

Considerando esto tuve que descartar varias ideas de plano, por no contar con el capital necesario, no quería sobre endeudarme. Finalmente llegué a una idea que me identificaba, que tenía mi esencia y sobrevivió a mis análisis numéricos de factibilidad económica del negocio y me pareció posible de implementar sola (sin socios).

Un emporio de productos naturales y artesanales elaborados por campesinos de la Región de Ñuble, era la idea a materializar.

Cómo implementar la idea

Cada persona tiene sus métodos, pero les contaré cómo lo hice yo para lograr pasar de la idea de negocio a un emprendimiento formalizado como microempresa.

Aclaro que una decisión importante a tomar es si quieres o no formalizar tu negocio desde un comienzo. En mi caso necesitaba vender productos de tienda especializa, que a la gente le gusta ver antes de comprar y asesorarse por un vendedor, por lo que concluí que necesitaba una tienda física y para ello tenía que estar formalizada.

¿Cómo hacerlo rápido y bien?

  • Leer, leer, leer:

Tomé varios cursos en línea que encontré, principalmente los de SERCOTEC, leí toda la información que pude rescatar sobre emprendimiento en la web, tomaba notas, anotaba mis dudas, me empapé del mundo emprendedor en Chile. Mi idea era hacer preguntas a otras personas después de saber ya del tema y poder tener dudas puntuales.

Puede ser que esta estrategia no le guste a todo el mundo, pero créanme que sirve. Cuando no se sabe nada o demasiado poco de un tema difícilmente puedes tener dudas relevantes y pierdes tiempo y haces perder tiempo también a quien intente asesorarte. En estos tiempos debemos aprovechar al máximo la gran cantidad de información disponible en la web.

  • Pedir ayuda:

Busqué asesoría una vez que ya había estudiado bastante del tema y me acerqué con dudas concretas al Centro de Desarrollo de Negocios de Sercotec de mi comuna, donde me asignaron un asesor que me ayudó a responder las ya pocas preguntas que tenía para poder formalizar mi negocio.

También tuve la oportunidad de asistir a talleres y cursos gratuitos. Les aconsejo que busquen este tipo de asesoría gratuita.

  • Crear tu marca:

Es importante crear tu marca y darle identidad. Elegir el nombre de tu marca no es tarea fácil o al menos para mí no lo fue, pero quedé conforme, debes además crear un logo que será la imagen visible de tu marca en redes sociales, por lo que recomiendo contraten a un diseñador para ello. Teniendo esto ya resuelto, debes hacer que tu marca exista, para ello es fundamental en estos días tener cuenta empresa de Instagram y Facebook y una página web al menos.

  • Buscar redes de apoyo:

Cuando emprendes estás solo, a menos que tengas socios. Yo estaba acostumbrada a tener un equipo de trabajo, por lo tanto necesitaba encontrar una alternativa, así fue como me uní a un grupo de WhatsApp de emprendedores con cuentas en Instagram. El administrador del grupo me contactó y me contó cómo funcionaba el grupo y me pareció que se ajustaba a mis necesidades actuales.

Este grupo resultó ser de gran apoyo para darnos datos, hacernos consultas, ayudarnos a aumentar los seguidores de nuestras cuentas, etc. Finalmente terminé conociendo en persona a la mayoría de los miembros del grupo.

También me uní a grupos de emprendedores de Facebook, especialmente útiles para buscar datos de ferias para exponer mis productos.

Empezar es fácil

No todos los emprendedores piensan lo mismo, pero en mi opinión formalizar un emprendimiento, ya teniendo clara la idea, es fácil, crear una empresa es muy sencillo y rápido, quizás demasiado.

Como yo había leído bastante, solo tuve que pedir algunos consejos finales para crear la empresa y lo hice con escritura pública y elegí una SpA, que me daba la opción de agregar socios en el futuro en caso de requerirlo y tener más de un giro comercial, entre otras ventajas.

También se puede hacer el trámite a través del portal https://www.tuempresaenundia.cl/

En 2018 se crearon 132.000 nuevas empresas en Chile, una cifra récord. ¿Pero cuántas empresas lograrán sobrevivir? Se estima que aproximadamente un 80% de los emprendimientos no llegan al quinto año.

Una vez formalizada

Cuando estás formalizada dejas de ser una emprendedora y pasas a ser una empresaria, en mi caso microempresaria. Aquí comienza el trabajo en serio: buscar un local, hacer tus boletas, hacer las primeras compras, en definitiva comenzar a funcionar.

Acá un consejo: ojo con la búsqueda de local comercial.

Yo decidí que debía estar cerca de una estación de metro, idealmente en Providencia y así lo hice. Lamentablemente los precios de los locales comerciales se han elevado en demasía y muchas veces el motivo del fracaso de algunas pymes es justamente la insolvencia para lograr pagar un gasto fijo tan alto. No olviden nunca que el arriendo es un gasto fijo mensual.

Tuve que tramitar el permiso sanitario, ya que parte de los productos de mi tienda eran alimentos, como ya había averiguado bastante sobre el tema, fue un trámite rápido y sencillo.

También debes decidir si quieres contar con un contador o manejar la contabilidad tú misma. Yo opté por tener un contador a honorarios, porque necesitaba poder delegar al menos eso.

Pasaron sólo dos meses desde la formalización de mi empresa y la apertura de mi local al público.

Proveedores

La búsqueda de proveedores fue quizás una de las tareas que más tiempo me tomó. Tenían que ser todos pequeños productores de Ñuble, de acuerdo a mi modelo de negocios. Al ser productores rurales en su mayoría el contacto no era tan sencillo por lo que decidí viajar una semana entera a Chillán para recorrer los campos y visitar a mis posibles proveedores. Esta experiencia fue de las más lindas del inicio de mi emprendimiento.

Una vez que ya llevaba un tiempo de funcionamiento comencé la búsqueda de proveedores que trabajaran por sistema de consignaciones para ampliar la oferta de productos, pero compartiendo el riesgo. En este sistema el proveedor te entrega productos a consignación mensual generalmente, a fin de mes pagas lo vendido y devuelves el resto de los productos.

Para que este sistema funcione bien es primordial llevar un buen control de inventario.

Software de ventas

El orden es primordial para que tu negocio pueda andar bien, para controlar las ventas y el inventario, invertí en un software de punto de venta. Este software se instala en un computador y te permite ingresar tu inventario de productos y las ventas diarias. Se puede asociar a un lector de códigos de barra e impresora térmica.

Puedes sacar reportes de ventas por periodo, de ganancias, de stock de productos, entre otros. Es una herramienta muy útil especialmente cuando tienes muchos productos diferentes.

Fondos concursables

Es importante también que puedan estar atentos a los fondos concursables que se abren todos los años. Los fondos de Sercotec por lo general abren sus postulaciones en abril. Deben tener claro que hay fondos a los que puedes postular solo antes de formalizar el negocio y otros a los que se postula solo estando ya formalizado. Capital Abeja y Semilla son los más conocidos para emprendedores y Fondo Crece para microempresarios.

Los bancos y otras instituciones también ofrecen algunos fondos concursables, así que debes estar atento a la información.

Ferias

Otro dilema al que me vi sometida fue decidir si participaba o no en ferias de emprendimiento. En la gran mayoría de las ferias pueden participar tanto emprendedores como microempresarios.

Hay que tener mucho cuidado al elegir en qué ferias participar, porque actualmente hay varias productoras realizando eventos prácticamente todas las semanas y no todas logran llevar la cantidad de público esperado.

Los altos cobros asociados a la inscripción en ferias muchas veces hacen que no sea rentable participar en éstas, aunque debes pensar que también sirven para difusión, por lo que a mí me funcionó de mejor forma para tener buenas ventas y captar nuevos clientes, fue ir a ferias especializadas de mi rubro, no así a ferias en las que mezclan todos los rubros.

Si no tienes boletas se puede realizar un trámite en el SII de la comuna donde se realizará la feria que te permite tener la autorización para participar en la feria.

Si tienes boletas debes realizar una petición administrativa en el SII para hacer el traslado temporal de las boletas para el evento.

Los bancos

Siento que los bancos son instituciones poco amigables, están todo el tiempo llamándote para ofrecer créditos preaprobados, seguros, avances en efectivo, pero cuando realmente necesité su dinero no lo obtuve, ¿por qué? Porque no tenía un sueldo fijo ni empleador en ese momento, por lo tanto me negaron el crédito que necesitaba para iniciar mi negocio.

Por otro lado, tampoco logré abrir una cuenta empresa en ninguno de mis dos bancos, porque mi negocio llevaba menos de un año de funcionamiento.

Finalmente tuve que utilizar una cuenta personal como cuenta de mi empresa, lo que no se ajustaba a mi idea original. En resumen, poco apoyo al emprendimiento de parte de la banca.

Marcha blanca

Habiendo ya encontrado un local comercial que reunía más o menos los requisitos que tenía, rápidamente lo trasformé en el lugar cálido que evocara el sur que necesitaba que fuera. Mandé a hacer hermosos muebles de roble a medida y logré crear un lugar muy acogedor tanto para mí, que debía estar ahí varias horas al día, como para los clientes que realmente reconocieron y valoraron mi esfuerzo en la decoración.

El primer día que abrí la tienda al público fue muy mágico, estaba muy nerviosa, como cuando partes en un nuevo trabajo, pero esta vez era mío, sin jefes, sin órdenes, todo a mi modo. Ese día nos visitaron varias personas que estaban expectantes a la apertura del local.

La primera compra la hizo una señora muy mayor que nos deseó la mejor de las suertes. Mi mamá me acompañó ese día.

Término de giro

Tal como una serie o un libro, mi emprendimiento tuvo su inicio, desarrollo y desenlace. En general fue una buena experiencia, aprendí muchas cosas que no podría haber aprendido sin dar este paso.

Sentí mucha buena onda de parte de los clientes, quienes realmente valoraron el esfuerzo que puse en crear un espacio especial, con productos diferentes y exclusivos y con el valor social del comercio justo detrás.

Si bien no logré los volúmenes de venta que esperaba, logré ir ganando nuevos clientes mes a mes. La decisión del cierre de la tienda, tras 16 meses de funcionamiento, vino dada por otras circunstancias de la vida que me llevarán a dejar Chile en muy poco tiempo.

Mi idea cuando supe esto fue dejar mi empresa stand-by, es decir, cerrar la tienda pero no terminar el giro. Averiguando sobre este tema supe que no era conveniente hacerlo de esta forma, puesto que para ser empresa debes tener una dirección comercial y sin importar si tienes ventas o no debes seguir pagando una patente comercial a la municipalidad correspondiente.

Como me voy de Chile por varios años, no era económicamente conveniente dejar la empresa activa y decidí hacer el término de giro. Este trámite demora al menos un mes, dependiendo de la municipalidad en la que lo realices.

Mi experiencia como microempresaria duró 18 meses en total y a pesar de que no fue económicamente rentable o no alcanzó a serlo, si fue una experiencia que me reportó mucho aprendizaje y satisfacción emocional.

Crear algo y verlo crecer y ser valorado por personas a quienes no conoces es una inyección de orgullo y alegría.

Mi consejo final es atrévanse a emprender, pero tomen la decisión a consciencia, sin esperar retornos económicos inmediatos para no caer en una pronta decepción y pensando que deberán trabajar mucho día a día para mantener el barco a flote.

 

Melissa Vargas

Ingeniero Civil de la Universidad de Concepción y emprendedora hace 2 años. Fundadora de Maqui & Violetas, empresa dedicada a la difusión del comercio campesino y la alimentación consciente. Casada hace 6 años, amante de los gatos, los viajes y del trabajo colaborativo.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Woman Go

FREE
VIEW