Consumo responsable: todos somos responsables

El consumo responsable hace referencia a la elección de bienes y servicios, no solo tomando en consideración las variables precio – calidad, sino incorporando también otras variables como el impacto ambiental y social de la producción de ese producto. Se refiere en definitiva a un consumo ético, ecológico y social.

Se escuchan a diario reclamos en contra las leyes, el estado y la industria, por no tomar las medidas necesarias para reducir las emisiones de CO2 y basura en el planeta, pero no evaluamos que nuestros hábitos de consumo pueden influir directamente en la marcha de la economía, por la simple ley de oferta y demanda.

Esta nota pretende dar ideas simples sobre pequeñas acciones diarias, que aportan al cuidado del planeta.

CULTURA DE LO DESECHABLE

En la actualidad vivimos en la cultura de lo desechable, los aparatos electrónicos tienen una duración limitada que pocas veces excede la de su póliza de garantía, el vestuario cambia de tendencias cada temporada, los envases de alimentos y bebidas son desechables, en su mayoría.

La publicidad nos incita a comprar más y más, creando necesidades que no son reales, relacionando la felicidad con la posesión de cosas materiales.

Hoy en día se genera más de un kilo de desechos al día por persona y la cultura del reciclaje aún es muy tibia y con pocos resultados reales.

Gracias a la ley recientemente aprobada, que prohíbe la entrega de bolsas plásticas por el comercio, se ha generado cierto debate respecto al uso indiscriminado de plástico y el destino de la basura en Chile.

ALGUNAS CIFRAS PREOCUPANTES

Agua

  • Por cada ducha de unos 10 minutos se consumen unos 200 litros de agua
  • 55% del agua dulce disponible es consumida por esta industria.*

Suelo

  • El 70% de la selva ha sido arrasada para criar ganado*.
  • 1/3 de la tierra cultivable del planeta se utiliza para ganado.*
  • 1 hectárea de tierra puede generar 15 veces más proteínas cultivando vegetales que siendo ocupada para ganado.

Fast Fashion

  • El 60% de las prendas de vestir tienen poliéster, que tarda décadas en biodegradarse.
  • A muchos países del Tercer Mundo les sale más barato comprar ropa nueva de China que recibir prendas usadas.

Basura y contaminación

  • 18% de los gases de invernadero son producidos por el ganado.
  • Cada persona en Chile genera más de 1 kilo de basura al día**
  • En Chile cada persona genera 10 kg de basura electrónica al año**
  • El 80% de los chilenos no recicla habitualmente**

*Datos de la charla de Rosaline Oliveira en Congreso Futuro 2019

**Fuente Emol

QUÉ HACER

Acá te dejamos algunos consejos y tips para reducir tu huella de carbono y darle un pequeño respiro al planeta.

  • Optimiza el uso de agua: corta el agua mientras te enjabonas en la ducha o mientras te cepillas los dientes. Usa un recipiente con lavazas para lavar la loza en reemplazo del agua corriendo.
  • Compra sin envase: elige tiendas que vendan alimentos a granel y lleva tus propios envases de vidrio (frascos de mermeladas o conservas)
  • Lleva siempre una bolsa de algodón o crea en tu mochila o cartera, para que evites tener que comprar una bolsa de TNT o mal llamada bolsa ecológica (la gran mayoría de las bolsas reutilizables del retail son de este material, cuya producción es muy contaminante y no se biodegrada)
  • Prefiere envases retornables: cuando compres bebidas, lleva tu botella retornable, esto además te ayudará a bajar el consumo de estos productos.
  • Elige alimentos elaborados artesanalmente, por sobre alimentos procesados. Estos se producen en baja escala, con materias primas de mejor calidad y con menos desechos y contaminación.
  • Prefiere productos de aseo e higiene personal ecoamigables, de materiales biodegradables y que no contaminen el agua.
  • Elimina o reduce el consumo de carnes de tu dieta, de modo de reducir la contaminación que provoca la industria ganadera.
  • Elige pilas recargables por sobre las desechables.
  • No hagas compras impulsivas de artículos electrónicos.

“La moda sí incomoda”

  • Al momento de comprar prendas de vestir, primero pregúntate si realmente la necesitas.
  • Prefiere los básicos: jeans, poleras y blusas de cortes tradicionales, vestidos y faldas en tonos neutros, por sobre las modas impuestas que solo duran una temporada.
  • Elige marcas de buena calidad, que sean resistentes a lavados y tengan un buen envejecimiento.
  • Busca alternativas en tiendas de ropa de segunda mano.
  • Cuando dejes de utilizar alguna prenda, dale un segundo uso, regalándola o trocándola por algo más.
  • Cuando deseches una prenda, llévalo a un punto de reciclaje textil.
  • Aplica las 3R ecológicas en tu día a día: Reduce, Reutiliza, Recicla.

 

El efecto de nuestras acciones pueden hacer una diferencia, si dejamos todo en manos de la industria y el gobierno de turno, ya será demasiado tarde.

Los cambios a nivel micro van moldeando los cambios a nivel macro. Quedarse de brazos cruzados, esperando que las soluciones provengan solo de las autoridades es lo peor que podemos hacer.

Las grandes revoluciones nacen de la gente, procuremos las acciones necesarias para una gran revolución ambiental.

Coméntanos qué otras acciones realizas para cuidar nuestro planeta y reducir tu huella de carbono.

Melissa Vargas

Ingeniero Civil de la Universidad de Concepción y emprendedora hace 2 años. Fundadora de Maqui & Violetas, empresa dedicada a la difusión del comercio campesino y la alimentación consciente. Casada hace 6 años, amante de los gatos, los viajes y del trabajo colaborativo.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.

Woman Go

FREE
VIEW