¿Cómo generar ventas en redes sociales?

¿Necesario? No. ¿Efectivo? Sí. Como emprendedora y profesional de Marketing se que es más fácil escribir subtítulos que pedirle a tus seguidores que hagan algo que tu quieres: comprar en tu negocio. Eso suena burdo, pero llamémoslo simplemente por lo que es.

Debemos dar un paso atrás y comprender lo que realmente le estamos pidiendo a nuestros seguidores que hagan: invertir su dinero ganado con esfuerzo en alguien en Internet que tal vez nunca hayan conocido. ¿Sabes lo loco que es eso? Pero la parte más loca es que tenemos el poder de generar confianza al permitir que las personas nos conozcan. Y esa confianza es lo que convierte a los seguidores en clientes.

En mis años de creación de contenido, aprendí que las historias son la forma más efectiva de obtener atención. La mejor noticia es que esta técnica tiene una base científica. 

Nuestros cerebros se vuelven más activos cuando contamos historias.

Todos disfrutamos de una buena historia, ya sea una novela, una película o simplemente algo que uno de nuestros amigos nos está explicando. Pero ¿por qué nos sentimos mucho más comprometidos cuando escuchamos una narrativa sobre eventos? Escuchar una narrativa sobre un evento ilumina nuestro cerebro de una manera diferente. Si escuchamos una presentación en powerpoint con viñetas aburridas, se activa cierta parte del cerebro. En general, afecta a nuestras partes de procesamiento de lenguaje en el cerebro, donde descodificamos las palabras en sentido. Y eso es todo, nada más sucede. 

Cuando nos cuentan una historia, las cosas cambian dramáticamente. No solo se activan las partes del procesamiento del lenguaje en nuestro cerebro, sino también cualquier otra área en nuestro cerebro que usaríamos al experimentar los eventos de la historia. En pocas palabras, una historia nos permite insertarnos en la narrativa.

Cuando contamos historias a otros que realmente nos han ayudado a dar forma a nuestro pensamiento y estilo de vida, también podemos tener el mismo efecto en ellos. Cualquier cosa que hayas experimentado, tu puedes hacer que otros experimenten lo mismo. O al menos, activa sus áreas cerebrales que has activado de esa manera.

¿Por qué el formato de una historia tiene un impacto tan profundo en nuestro aprendizaje? 

La respuesta simple es esta: estamos conectados de esa manera. Una historia, si se divide en la forma más simple, es una conexión de causa y efecto. Y así es exactamente como pensamos. Pensamos en narraciones todo el día, no importa si se trata de comprar comestibles, ya sea en el trabajo o con nuestro cónyuge en casa. Ahora, cada vez que escuchamos una historia, queremos relacionarla con una de nuestras experiencias existentes. Mientras estamos ocupados buscando una experiencia similar en nuestro cerebro, activamos una parte llamada ínsula, que nos ayuda a relacionarnos con la misma experiencia de dolor, alegría o disgusto.

Veamos un ejemplo de relato para post, en donde los espacios vacíos son llenados con tu propia historia : “Hay muchas cosas acerca de mi negocio con las cuales no podría vivir si me faltaran, _______________ [la rapidez de mi computador / mis clientes que son los mejores clientes que puedo tener / el hecho de conocer personas nuevas día tras día / etc]. También hay cosas negativas, como en todo, pero ese es un pequeño precio que tengo que pagar por la alegría inconmensurable que siendo al despertar cada mañana, sabiendo que puedo ganarme la vida ______________ [viajando por el mundo descubriendo nuevos destinos increíbles para compartir con mis clientes amantes de la aventura / trabajando en mi pasión / etc.] Honestamente, no puedo imaginar nada mejor. ¿Cuál es la mejor parte de lo que haces?” Esto acompañado de una foto de tras bambalinas en tu trabajo o de una imagen de tu día a día puede resultar muy eficaz.

Es más recomendable usar historias simples que usar historias complejas. La verdad es que cuanto más simple sea una historia, es más probable que se quede en tu mente. Usar un lenguaje simple es la mejor manera de activar el cerebro, por ejemplo, reduciendo el número de adjetivos o sustantivos complicados en un artículo o post e intercambiarlos por un lenguaje más cercano y simple.

Mariana Lee

Life Coach, Escritora Intuitiva, Clarividente, Mindful Marketing, Publicista. Chilena residente en Estados Unidos.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.