A veces hay que dejar ir

Cuantas veces no hemos oído esta frase, incluso puede sonar algo cliché. Generalmente se aplica para relaciones amorosas. Pero hoy se las vengo a plantear respecto a sus emprendimientos, y ustedes se preguntaran ¿de qué está hablando?

Al momento de crear nuestro emprendimiento lo convertimos en una especie de “Hijo”, lo que genera apego, tenemos así tendencia a idealizar dicho hijo, pensando que no tiene fallas , proyectando en él nuestra felicidad, éxito, seguridad, e incluso dándole sentido a nuestras vidas. Esto nos genera una dependencia e incluso una ceguera temporal, que no nos permite ver que en algunas situaciones nuestro emprendimiento es un error, que nació para morir. No se desalienten, no quiero decir que esto sea norma ni mucho menos.

Solo las quiero invitar a que hagamos una pequeña reflexión y análisis cuantitativo de nuestro emprendimiento.

No olvidemos que son tantos los emprendedores hoy exitosos que fracasaron no en una sino en varias oportunidades, pero no perdieron la motivación ni el espíritu emprendedor. Por nombrar algunos tenemos a Henry Ford, Anita Roddick , Walt Disney, Steve Jobs y tantos más.

Ninguna de nosotras puede permitirse que nuestro emprendimiento sea una carga, si después de un análisis objetivo de tu proyecto vez que es un fracaso, es donde yo te invito a dejarlo ir. A saber renunciar, y no perder energías en intentar salvarlo. Aprendamos de dicho error y rearmémonos, busquemos nuevas alternativas y por qué no incluso iniciar algo totalmente nuevo, lo importante es no perder el objetivo.

Imagina el resultado, visualiza que quieres conseguir, deja de maltratarte al intentar salvar a este “hijo”, velo con mente fría es un emprendimiento que sencillamente no emprendió por muy rudo que suene, y sobre todo por favor deja de tratarte mal. No tengas pensamientos de fracaso, crea en ti una presión positiva, busca nuevamente cuál es tu sueño, que deseas conseguir, visualízalo, y sobre todo vuelve a comprometerte con las mismas e incluso con más ganas que en el primer intento. Prográmate fijando plazos, ve cada paso como un reto, y sobre todo disfruta pues no olvides que  Si lo pasas bien jamás será un sacrificio trabajar en aquello que tanto disfrutas.

Sé que emprender no es nada sencillo, pero siempre serás capaz de superar cualquier obstáculo, y cuando no puedas sola busca apoyo. Cada piedra en el camino es solo una parte de él no es el destino en sí.

No permitas que el miedo a lo desconocido te frene.

Pamela Chacón

CEO Terapias Acepta Coach ontológico, Posgrado en Coaching, PNL y Liderazgo.

No Comments Yet

Leave a Reply

Your email address will not be published.